Además de las gemas por todo el mundo conocidas, existe un sinfín de piedras preciosas y semipreciosas desconocidas por el gran público.

 Piedra de Luna